lunes, 18 de octubre de 2010

¿Viendo la luz?

Noche de Invierno de Harald Sohlberg. National Gallery, Oslo. Simplemente porque sonreí cuando lo vi.
Gaby, please relax. Creo, creo, creo que recién ahora veo la luz. Leyendo cosas que escribo y recordando conversaciones, pareciera ser que siempre busco "reassurance". De parte del resto, necesito que me digan que me quieren, que me encuentran chistosa o lo que sea. Por mi parte, me programo con tareas y me pongo expectativas para cumplirlas y así sentirme bien conmigo misma, que SI PUEDO cuidar a mi hijo, que SI PUEDO llevar esta casa, que NO SOY tonta, que SI SOY atractiva, etcétera. Es hora ya que me contente con lo que tengo y lo que soy. Y si lo pienso un poco, sí estoy contenta y me acepto y sería mucho mejor si no me pusiera tanta presión. Todo sería incluso mucho mejor, porque sin presión no hay miedo a fallar. Es hora ya que deje de exigirme y ponerme estándares como si fuera una empresa de servicios, ideando indicadores para confirmar si estoy haciendo las cosas bien. Tengo que relajarme y disfrutar todo lo que tengo. Sólo así mi cabeza y mi corazón estarán en paz.

Qué estupidez. Qué rabia. Esta actitud estúpida sólo me ha traído inseguridades y lo que es peor me he convertido en un cacho, poniendo en riesgo lo que más atesoro en la vida que es mi relación con Daniel, nuestra familia y si lo pienso más mis amigos y seres queridos también. Porque necesito y hostigo esperando una palmadita en la espalda o gestos de aprobación y en algunos casos termino no siendo lo suficientemente honesta. Si lo veo al revés, de mi círculo cercano, sólo espero honestidad, cariño genuino, sin prejuicios, nada de andar tanteando terreno todo el tiempo para ver cómo actuar para salir bien parada con el resto y conmigo.

Esta epifanía ha tenido efectos inmediatos. Sí, me he relajado. Filo con ser housewife goddes: el baño estuvo sucio, la alfombra también, el primer piso un desastre; en vez de preparar comida, pedimos pero dónde siempre he andado atravesada con la idea de hacer scones, los hice igual (y me los comí todos). Si trato de catch-up con Daniel, filo si no está en el mood de conversar, ver pelis o tirar; si me quiero acostar más temprano, me acuesto. Si no leo nada de lo que "tengo" que leer, filo. Y disfruto a Enzo. Si no me permite multitask (porque me siento "happy" cuando puedo cocinar, lavar ropa y jugar con él al mismo tiempo), filo; y si no hice ejercicios (porque "debería" hacer algo todos los días o trabajo localizado o cardiovascular), filo también. No tengo vergüenza en aceptar que soy madre tiempo completo y dueña de casa, antes me daba un poco de pudor, sintiendo que tenía que justificarme hablando de otros intereses o proyectos profesionales. Filo con todo eso.

Y se siente bien. ¡Uff!

Me pregunto si podré tener una alarmita cuando me ponga imbécil de nuevo y empiece con los indicadores.

Gabs, acéptate. It's the only way everyone around me will love me for what I am and not for what I want to be (or what I think people want me to be). La felicidad está en la aceptación. Y más importante aún: It's the only way I can truly love.

4 comentarios:

Mirta dijo...

Por el sólo hecho de pertenecer al género debemos cargar con la mochila un poco más pesada, nadie dijo que fuera fácil, pero si que vale la pena intentarlo, de eso estoy total y absolutamente segura, ya verás...ánimo!
Cariños y buenas vibras.

Lady of the Cats dijo...

Me gusta este blog, comentas cosas que me han pasado mucho por la cabeza durante el reciente y ya casi finiquitado año. Otra de las cosas que aprendí es que hay que aceptarse a una misma y sobre todo, no esperar aprobación por parte de los demás (hablando de no esperar cosas). Al final la única persona que tiene que estar contenta con lo que una hace, es una misma. Por consiguiente, los demás te aceptarán (y si no mala suerte). Y no hay nada que probarle a nadie. Ya en los años que hemos vivido, deberíamos saber reconocer que no somos ni tontas, ni feas, y que hacemos las cosas bien. Por otra parte, he aprendido a que....y pa qué mier(%!! quiero aprobación por parte de personas que en su gran mayoría, me parecen medio estúpidas, o de una sociedad que en gran parte me parece que está errada en sus valores y criterios? La única gran guía, está en el interior de cada persona. Sólo Gaby sabe lo que es bueno para Gaby :)

Gabi dijo...

I agree LotC. Es sólo cosa de quererse y respetarse mucho. Lo raro es que hay que hacerse el recordatorio mental cada cierto tiempo igual. Gracias por comentar y que bueno que te gusta mi blog. Tengo tu aprobación!!!

Lady of the Cats dijo...

Jajaja, mi aprobación xD
Ya pues, se agradece el entusiasmo aquí a la distancia.